5 de febrero de 2009

Y ahora?...


Hubiera querido escribir de otras cosas, pero debido a la situación actual que se vive nuestra frontera no se me dan muchas opciones. Aprovecho pues el tiempo para analizar algunos conceptos que pudieran ayudarnos a conservar el empleo ante la crisis económica que estamos viviendo y por la cual, nuestra permanencia en el trabajo está en un riesgo latente.
Como lo he comentado en anteriores artículos, la industria maquiladora no esta exenta de la precaria situación financiera que atravesamos actualmente, y siendo ésta una de las fuentes de empleo mas importantes de Piedras Negras, nos preocupa que mucha gente que en esa industria labora de un momento a otro pase a formar parte de la cruel estadística del desempleo, con los problemas sociales que esto ocasiona a nuestra comunidad. Pero insisto en que no nada más los empleados de esta rama industrial están en problemas. En el barco de la crisis vamos todos, incluyendo a los que nos sentimos con la seguridad de un contrato permanente.

Tanto los empresarios como los empleados de todos los niveles de la organización estamos en el constante riesgo de que nuestras inversiones, nuestros ahorros, nuestras pensiones se pulvericen ante la crisis. De entrada, nuestros ahorros ya se devaluaron. Inclusive los que tienen ingresos y ahorros en dólares están dandose cuenta que con el dólar que compraban ciertos bienes y servicios ya no les alcanza porque también ésta moneda pierde valor contra la inflación galopante y contra el euro, moneda contra la que mide su fortaleza.

El dólar como el peso también esta cediendo ante la crisis económica. Como podrán haberse dado cuenta, en la actualidad los carritos de Wal Mart y HEB ya no salen de esas tiendas atestados de mercancía. Son otros tiempos y hay que ajustarnos. Pero bueno, eso es un análisis financiero a futuro, en vivo y a todo color. Hoy compartiré con ustedes algunas recomendaciones que encontre en la red y que nos pudieran ayudar a conservar hasta donde sea posible el empleo que con tanto sacrificio obtuvimos.

Fíjense que las crisis vienen acompañadas de una serie de interrogantes y de mucha incertidumbre laboral. Todos conocemos familiares, amigos y vecinos que se quedan desempleados de la noche a la mañana. Las empresas para sobrevivir aligeran sus organizaciones y de manera inevitable tocan a la gente. En un escenario así, es fundamental tomar en cuenta algunas medidas precautorias que incrementen tus posibilidades para continuar en las filas laborales.

1. Aprende a leer el mapa organizacional
Cada organización tiene su cultura y basado en ella toman decisiones. Es importante identificar cuáles son los criterios mediante los cuáles las empresas definirán un proceso de salida de personal. Existen empresas que aprovechan la crisis para disminuir su pasivo laboral, por lo que separan a la gente con mayor antigüedad. Otras organizaciones hacen una revisión del desempeño de su gente y deciden dejar ir a las personas menos productivas. Algunas otras, hacen un análisis por puestos para identificar aquellos que no son esenciales a la operación. Entender el mapa y conocer los criterios te permite estar preparado y eventualmente tomar algunas decisiones acorde con tu caso.

2. En tiempo de crisis no hay garantías
Este principio es fundamental para cuidar el trabajo. No hay nada peor para enfrentar una crisis que confiarse. Pensar que por tener una buena relación con tu jefe o por que tienes buen desempeño o porque tienes muchos años en la empresa o porque tu puesto es indispensable estás salvado, es un terrible error. En tiempos de crisis todos tienen riesgo y es mejor verlo así y tomar en serio la situación. Esto implica que debes prepararte y tomar tus previsiones, no obstante las ventajas que tú creas que operan en tu favor.

3. Identifica tus ventajas competitivas
La primera regla para ser exitoso es identificar tus áreas fuertes. Pregúntate, desde el punto de vista profesional, cuáles son tus fortalezas. Identifica aquello que te distingue de otros y que tú puedes ejecutar con gran facilidad y con mucha calidad. Esos elementos son con los que verdaderamente puedes ofrecer un valor agregado a tus clientes y por tanto a tu organización. Las debilidades deben ser observadas para que no se conviertan en un obstáculo. Participar en proyectos que generen valor en tu empresa y que tus competencias puedan ser desplegadas es una excelente alternativa de supervivencia laboral.

4. Ante la duda de quien es la bronca, la bronca es tuya
En tiempos de crisis, donde la confusión reina, existen una serie de procesos y tareas que nadie toma. Los planes emergen uno tras otro pero sin tener fases de seguimiento y donde los resultados esperados, muchas veces no se generan. Esa es tu oportunidad. Mientras la mayor parte de las personas se quejan de que las cosas no ocurren, tú puedes ser un agente de cambio. El desánimo, la improductividad, los rumores y la falta de enfoque son una constante en la gente. Si tú decides hacer caso omiso de estos cánceres organizacionales, tus probabilidades de conservar tu empleo se multiplican. El reto es ir contra la corriente, no escuchar a la mayor parte de los comentarios negativos y hacer lo que nadie hace: Trabajar con gran entusiasmo. Recuerda: Ante la duda de quien es la bronca, la bronca es tuya.

5. O te levantas en armas, o te levantas más temprano
Las crisis siempre generan movimientos guerrilleros que se levantan en armas para arrebatar mediante la violencia lo que creen que les pertenece. Si eres hombre de paz, esta alternativa no te será atractiva. Sinceramente yo no creo en la violencia, por lo que nunca la recomendaría. Si decides que esta no es tu opción, entonces levántate más temprano… Ánimo, todo mejorará y tú saldrás fortalecido al final.

Nos Vemos…

3 comentarios:

Otoño dijo...

Hola.
Desde Buenos Aires (Argentina) te escribo para decirte que hoy he descubierto tu blog y este artículo me gustó mucho.
Muy buena la introducción, el análisis situacional y la conclusión final.

Felicitaciones.

Ariza dijo...

Buenos Dias,

Como siempre..ahora desde Austin sigo tu blog..Gracias por tener un blog con conciencia y practico.

Anónimo dijo...

...Y yo te envío un saludo desde la blanca Mérida.