8 de mayo de 2006

Por los Caminos de Mexico

Que tristeza da transitar por las carreteras de nuestro México lindo y querido.
Nada mas es cuestión de que te arriesgues a viajar a Monterrey por Laredo o por Monclova y te darás cuenta del desmadre de carreteras y servicios con que contamos los mexicanos y lo que orgullosamente ofrecemos al turista que se le ocurra viajar por tierra.
De entrada, el trago amargo de los retenes de los soldaditos, esos seres semi-extraterrestres que a webo nos hacen que bajemos nuestro vehiculo de la carretera y que a propósito tienen la terrecería llena de pozos, costales agujerados llenos de tierra, tablas con clavos atravesadas en la carretera con un mecate para atravesarla en caso de que se te ocurra pasar hecho la madre, tejabanes con tablas y madera de tercera, las luces de la carretera son botes con lumbre y trapos llenos de diesel.
Los soldados esperan con ansia desesperada que pasen los de sabritas y gansitos para disfrutar unas botanas porque el hambre esta del carajo. No nada mas es un reten, no!!!....son 3 si sales por el rumbo de Laredo y 2 si se te ocurre viajar por Monclovita la bella. Con ese comité de recepción, claro que dan ganas de regresar!!!...a tu tierra y hecho la madre!!!.
Ustedes creen que a los que se dedican al contrabando se les ocurra pasar por esos retenes?. Ustedes creen que los jefes de los soldados no sepan que ellos saben?. A no mas de 30 Kilometros de donde se encuentran los retenes esta Nuevo Laredo, ciudad que se les ha ido de las manos a autoridades civiles y militares en materia de seguridad para la ciudadania, por lo que es incongruente que los soldados se dediquen a detener el trafico en ves de patrullar eficientemente la zona conflictiva y exterminar la razon de tanto asesinato.

No menos intolerantes son los aduanales. Como estos son estudiados pues nos va poquito peor. Ahí no te escapas, por donde te vayas te toca ver el desgarriate que tienen estos servidores públicos. Porque será que siempre me toca rojo?...que n’che suerte!!!. De veras seran tan ciegos los Administradores de las Aduanas que no se dan cuenta que los señores lo que menos hacen es trabajar? y que para acabarla les permiten que tengan televisiónes en su lugar de trabajo?...Es una pena ver que nuestros oficiales estén viendo la TV cuando deberían estar vigilando para evitar el contrabando.

Que no se te ocurra ni tantito querer hacer "del uno" en un sanitario de gasolinera, son un asco!!!, es mejor escoger un lugar a orilla de la carretera, disfrutar las maravillas naturales que nos ofrece nuestros norteños estados, tales como pedazos de llantas tirados por doquier, botes de cervezas, pañales usados, trapos y revistas usadas para ya sabes que, asi que "en inga” te bajas y rapidito como el rayo desocupas la vejiga haciendo como que la virgen te habla.
El estado de las carreteras es otro boleto. Si te vas por la autopista “Premier” rumbo a Nueva Rosita te cobran $64.00 y la carpeta asfáltica esta de la madre. Siempre la están arreglando!!!...siempre!!! y no terminan de arreglar los baches de un sector, cuando ya esta el otro igual o “pior”. Si decides irte por Nuevo Laredo la autopista te cuesta $184.00 y también siempre la están arreglando. Total, aunque no te queda “diotra” porque las carreteras libres están poquito peor, el costo de utilización de esas vías no lo valen.

Ahhh!!!, que no tengas la necesidad de solicitar un servicio para tus llantas en la carretera. No, no, no!!!. los llanteros del desierto se creen la ultima cerveza del estadio. Te voltean a ver como perdona vidas y tu como un simple terrícola les suplicas que te eche la mano para arreglar la pinchadura de tu llanta (la del carro, porque las otras no se parchan) y ni siquiera se dignan a darte una explicación cara a cara, empiezan a hablarle a la llanta y a la cruceta como si estos le fueran a pagar.

Te dio antojo de un café???...espérate a que llegues al Restaurante el Ranchero porque los Oxxos que están en la carretera están ‘pal llore!!!.....ahí va uno con las tripas rumbando y exigiendo que les eches un cafecito de perdida de "aca" la Chatita, pero con la emoción del viaje se te olvido. Ilusionado piensas que llegando a Laredo estará un Folgers esperándote…iluso!!! Agua de calcetín es lo que tomaras.

Llegando a Monterrey se acabo el suplicio. Nos recibe el Restaurante Garcia con el mejor machacadito del mundo y sus alrededores.

Que si vuelvo a irme por carretera???!!!!.......

1 comentario:

R.A. Castro dijo...

Mi estimado Javier, ahí te encargo la próxima vez que pases por el reten de Guerrero, que cheques el cinturón de uno de los “soldaditos reteneros”; “pitiado” y con bonitos acentos decorativos en forma de hojas de marihuana (Rocio fue la que lo vio y de pasada se lo dijo, ya te imaginaras que el “gorila” se molesto). Bonito ejemplo ¿No crees?

Un abrazo Javier