12 de julio de 2008

Desatención Ciudadana...

Me desperté con la noticia de que habían arrestado al Jefe de Policía de Eagle Pass Texas por haber interferido en la detención del ex gerente de aquella ciudad hace 6 meses.

Aparte de la razón que pudieran tener las partes en conflicto, este hecho marca un precedente y nos confirma una vez mas que de aquel lado del Río Bravo, nadie es intocable. Ni siquiera el tal Tony Castañeda que de prepotente tiene bastante. Con ese tipo de acciones los habitantes de Eagle Pass viven con la confianza en sus autoridades, porque saben y se los demuestran, que estan para defender sus derechos, inclusive de los abusos de las propias autoridades, y eso precisamente, es lo que por desgracia carecemos los que vivimos de este lado de la frontera.

Aquí, los policías y los jefes de los policías son intocables y a las pruebas me remito.

Anoche como a las 10 de la noche tuve la ocurrencia de marcar al altamente ineficiente servicio 066 para solicitar una"atención ciudadana" de lo cual me arrepiento al grado de incrustarlo en la larga lista de mis confesiones. Resulta que una mancha de pelafustanes y pelafustanas se les ocurrió estacionarse frente a mi casa para embriagarse, escuchar música y decir peladeces. Si, aquí en el Fraccionamiento Tecnológico, Residencial Tecnológico o como les guste llamar a esta colonia y de la cual alguna vez el mentado Puron dijo que era una colonia de riquillos por lo que no nos atendería con la oportunidad que requeriamos.

Que suertecita nos cargamos los que vivimos por aqui!

Bueno, pues el grupo de muchachitos y muchachitas, me supongo pertenecientes a esferas sociales de buen nivel llegaron en 4 vehículos algunos de ellos con placas del estado de Texas y decidieron utilizar el área municipal donde debería estar una plaza y que siempre se encuentra llena de maleza y basura, para hacer su borrachera. La encargada de recibir mi queja me dio el típico "ya esta dada la orden para que pase una patrulla" lo cual, como es de esperarse, jamas se presento. Después de un rato prudente, volví a hablar al 066 y me dijo la "muchacha" que pues ella ya había dado la orden, que no es su responsabilidad si van o no los policías. Me sugirió que hablara a unos teléfonos del "Comandante en Turno" en caso de que no fueran los uniformados, claro, después de investigarme con mis datos personales, nombre, dirección, teléfono, escuela primaria y equipo de fútbol favorito.

Asi lo hice porque simplemente los policías no atendieron mi queja y dado que los borrachines ya estaban haciendo demasiado ruido con su estéreo a todo vuelo. Después de un rato llegaron los policías y para mi sorpresa, con una amabilidad digna del primer mundo se bajaron de su flamante patrulla para hablar con los chamacos y sin mas, se retiraron.

Así de simple, los policias se desaparecieron y los muchachos siguieron con su fiesta.

Decidimos dejarlo por la paz y nos retiramos a dormir. A eso de las 2:30 am los muchachos continuaban con la borrachera a todo lo que da sin importarles si molestan o no a los vecinos del fraccionamiento. Exactamente a esa hora volvimos a llamar al famoso "comandante en turno" el cual ya habían cambiado dada la hora de mi reclamo, con la novedad de que el pelafustán en turno se ofendió cuando solicitamos su servicio.

Háganme ustedes el favor. Se ofendió el señor porque seguramente lo despertamos y empezó a gritarnos una serie de improperios en el teléfono vociferando que aunque fueramos la esposa del Presidente Municipal, no nos iba a enviar la patrulla. Que hicieramos lo que nos diera la gana porque a él, le valia madre si teniamos que levantarnos temprano o no. No, pues mejor así lo dejamos, porque si ellos que tienen la obligacion de atender las quejas de los cuidadanos tiene esa actitud para con la familia del Presidente Municipal, ya mi imagino a lo que estamos expuestos los ciudadanos comunes. Total, los fiesteros mocosos se fueron exactamente cuando les dio su regalada gana, dejando en el lugar un tiradero de basura digno de la Feria del Sol, el cual lo recogerá el viento y las lluvias, porque no creo que ni ellos, ni la sirvienta de su casa, ni mucho menos atención ciudadana lo vengan a recoger.

Con estos hechos confirmo una vez mas el nivel de ciudadanos que tenemos aquí en Piedras Negras.

No importa lo que digan en el radio, en el periódico y en la televisión nuestras autoridades municipales, hemos sido, somos y seremos unos ciudadanos de tercera para ellos hasta que venga alguien y los ponga en su lugar como pusieron al Jefe de Policía de Eagle Pass.

El día que alguien con los pantalones bien puestos encierre o corra a los barbajanes que están para atender al ciudadano, el día en que metan a la cárcel a los jefes de policías corruptos, ese día podremos descansar en paz en Piedras Negras. Porque en estos momentos nos tenemos que cuidar mas de la autoridad que de los maleantes y mas si los policias tienen el respaldo de sus jefes de turno y directores, si, aunque atropellen a los ciudadanos con sus patrullas, se quejen de un delito o violen turistas. No habrá delito que perseguir cuando es un policía el causante.

Nos vemos...

2 comentarios:

jose dijo...

Flaco, no batalles, en estos casos háblale a la Pandilla del Club y arreglamos todo en un ratito y si no lo arreglamos nos unimos al grupo y seguimos la fiesta.

Pepe

Pensando en Letras dijo...

No pense en esto por la develada Pepe. La proxima vez que se presenete la oportunidad les llevaremos hasta el asador.