27 de junio de 2009

La Cena...


Hoy fuimos a un restaurante de esos que supuestamente están de moda en Piedras Negras. Voy a hacerles una reseña detallada de todo lo ahí ocurrido, así que procedo a transmitirles en mis letras una sana critica a fin de que sepan a lo que se avienen cuando visiten ese restaurante. Y si de pura casualidad los dueños de restaurantes leen este artículo sepan que hay gente que se da cuenta de todo lo que en su interior sucede. Los mas mínimos detalles que ustedes por la costumbre no ven, están a la vista de quien los visita. Ahí les va:

En primer lugar es carísimo con relación al servicio. Ya nada más le ponen al negocio un logotipo de esos que hace Sergio Fuentes y se creen con el derecho cobrar como si estuviéramos comiendo en el Palms de Beverly Hills. Siendo un restaurante internacional suponemos que el ambiente lo sea, digo se supone ¿no?,…bueno, pues ni lo piensen. La música "ambiental" que ameniza la comida italiana es un ruidoso rock alternativo con grupos tales como REM, U2, Red Chili Peppers mezclados de vez en cuando con las espeluznantes Gloria Trevi y Alejandra Guzmán entre otros, y el sonido déjenme decirles que es pésimo. No sé que tienen algunos restauranteros de moda en Piedras Negras que no han podido controlar el horrible eco en el sonido de sus locales haciendo que siempre tengamos que estar con el ceño fruncido tratando de escuchar lo que nos dicen los que estamos en nuestra propia mesa y porque, carcajada que se avienta la “maistra” que está en la otra esquina del restaurante, carcajada que se escucha como si te la recetaran en tu oreja.

Las mesas ya están en malas condiciones. Alguien se tomo la delicada tarea de poner un corazón con las iniciales de su amor platónico y de seguro un niño agarro el cuchillo como serrucho por lo que ya están muy usaditas. No tienen personal de limpieza me supongo, porque las orillas de los ventanales están llenas de mugre, no crean que de polvo diario, sino de mugre de días. Las persianas están mal enrolladas y llenas de polvo, el aire acondicionado no está acondicionado al ambiente me supongo por aquello de lo caro de la luz, así de que por ese motivo proliferan al menos en la mesa donde estuvimos, tercas moscas y unos zancudos que parecen helicópteros.

Una cosa que hay que alabarles y que me llamo la atención es la armonía de los meseros y los cocineros. Se llevan tan bien que se la pasan platicando a carcajada abierta con las recepcionistas que ni nos volteaban a ver.

Lo que me encanto fue las transmisiones de la televisión. Gracias a Dios y no me perdí mi novela favorita. Estábamos exhortos viéndola junto con el personal de servicio, cantinero y meseros que nos acompañan. Gracias por ese detalle, se me había olvidado dejarla grabando.

La puerta se atora porque no tiene ventanilla de retorno, me supongo que es porque se sale el aire caliente del restaurante, así que prepárense para darle una tacleada como en sus mejores días para que se pueda abrir.

El mesero, al menos el que nos toco a nosotros, no sabe lo que tienen disponible. Nos ofreció un vino de cierta marca. Nos gusto su propuesta y le pedimos 4 copas. Al poco rato regreso anunciándonos que se les había terminado. Pedimos una limonada. Uno de nosotros pidió un platillo que se ofrece en la maltratada, vieja y rota carta pero al poco rato llego con la noticia de que no lo tenían disponible y que si lo queríamos debíamos de esperarnos 15 minutos en lo que lo hacen. O sea, ¿no te preparan la comida en ese rato o es en conserva?

¿Pues que tienen? Como queremos que se reactive el comercio si el servicio es malo. Si queremos rescatar clientes, si queremos mantener los que tenemos debemos de dar una atención desmedida y un producto de primera calidad. No debemos de permitir que nuestros clientes se vayan a otro lado.

Nos Vemos…

4 comentarios:

Pepe Valdez dijo...

Flaco, como extraño el Restaurant llamado LALO OLIVO, ahí no faltaba nada, buen servicio, precio, sazón, etc. servicio las 24 horas, ahí veíamos a todo tipo de gente, Alta Socieda, Media y Baja, todos por igual teníamos un buen servicio no había distinciones.

Cómo no recordar aquellos tiempos, pero como todas las cosas las valoramos cuando todo está perdido.

pero ni modo al mal tiempo buena cara, no tenemos otra alternativa
ATACAAAAAAAAAAAAA

Anónimo dijo...

jajaja si es cierto!! que rico se cenaba en los tacos de Olivo!! ahi nos llevaban nuestros papas los domingos...y no habia problema de tirar la coca pues no habia manteles...luego, ya mas creciditos, el menudo despues de alguna fiesta, en la madrugada....ay, tantas anecdotas que tenemos del Olivo...verdad manito?????

Anónimo dijo...

Ay el Olivo! Hacian unas entomatadas deliciosas, yo estaba chiquita. Por que se fue? Por que? Que rico! Ahora puros restaurantes carisimos y con pesimo servicio. Hay uno en especial que por una crepa y un mini cafe cobran como si estuviera en Paris. Nunca volveré.

Tia Armida dijo...

La Hamburguesa y Tacos Kike tambien son lugares donde nos atienden de maravilla...y lo disfrutamos enormemente, verdad sobrino?? si nos vamos muy atràs, pero muy atràs estaba el Sayonara, Las Trancas, el Pic Nic....