31 de mayo de 2007

San Antonio, Nuevo León...


Podían ir vestidos como ellos quisieran. Muchos vestían ropas que por “el que dirán” de sus amistades evitaban usar en el pueblo aunque estas fueran cómodas. Su dignidad de Urban Cowboy así se lo dictaba y válgales Dios si alguien de sus amigos los detectaba vestidos de esa forma. Era realmente “refrescante” ver aquellos señores bigotones, botudos y de sombrero de nuestro pueblo luciendo dignamente sus “cabezas de cabrito” con holgados shorts y camisetas de radiantes colores en plenos Riverwalk y Fiesta Texas de San Antonio acompañados de sus familias. Como en aquellos dias no iba mucha gente a esa ciudad que los pudiera detectar y por consiguiente delatar ante sus amigos, lo aprovechaban para descansar aunque fuera un fin de semana, de sus picudas y encarrilladas botas así como de sus pesados y calientes sombreros de innumerables equis.

Muy poca gente de Piedras Negras se veía en los “moles” de aquella ciudad y se hacían a la idea de que ir a San Antonio de “shopping” o a llevar a los chamacos a los parques de diversión acuáticos a disfrutar de la “ballenita pinta” o subirse con verdadero valor norteño al “rattle snake” sería un fatigado, pero ameno paseo familiar que permitiría compartir un agradable fin de semana con la familia, sin el gorro de tener que andar saludando a todo mundo “como Adelita de desfile”.
Encubiertos entre un mar de gente desconocida disfrutaban de un San Antonio exclusivo para cierto nivel social.
Esperaban con ansias el rodeo en el Joe Freeman Coliseum los febreros de cada año y si había el suficiente tiempo y dinero organizaban las compras de los regalos de las fiestas navideñas. Era todo un evento ir a San Antonio.

Se perdió la magia!

Aquella tranquila ciudad fue invadida actualmente por los regios y las regias y los “regitos”! Ya les platique en esta columna ( http://pensandoenletras.blogspot.com/2006/04/mexican-long-weekend.html) de que manera se comportan esos ejemplares en los “moles” de San Antonio que hacen al observador disfrutar de un alegre rato.
Desde que vas llegando por la 35 te das cuenta de la cantidad de vehículos que circulan rumbo a San Antonio con placas de NL y a partir del meritito descanso localizado a 25 millas antes de llegar a la ciudad del Álamo empiezan los regios a hacer sus conocidos desplantes de “Chilangos Light” (pesados, pero no tanto).
Ni se te ocurra ir a algún mall porque “los Dioses de las Compras” te castigarán por tu atrevimiento y osadía. Recibirás constantes empujones de los invasores, los pasillos saturados por ellos con sus bolsas de todas las tiendas, con altos precios de productos de pésima calidad, mercancía desordenada por todas las tiendas consecuencia de la “afluencia maldita” de estos personajes durante los “long week end” ¿y tu? Como “Pávido Navido” mudo y sorprendido de lo que sucede a tu alrededor.
Ya hasta se atreven a celebrar el día de las madres el domingo que lo celebran los americanos, digo, para tener pretexto de ir de shopping a “Sananto, Nuevo León”. A que caray!

Este fin de semana pasado, para celebrar el “Memorial Day” y aprovechar los sorprendentes “especiales” en las sorprendentes tiendas de aquella regia ciudad texana salieron unos amigos rumbo a la ciudad del Álamo, sin importarles las largas colas en el puente y sufriendo por el tramite injusto para sacar los permisos que te otorgan cuando les da su regalada gana los chiflados “paisanos uniformados” de aquel lado. Parece ser que nos estuvieran haciendo un favor. No importaron esos desgastantes tramites porque iban ciegos y concentrados sin voltear para ningún lado con la mira puesta en La Cantera y en el “Norstarmol” , con sus tarjetas de crédito listas y brillosas para ser sobadas en todas las rendija de cuanta maquina registradora les permitiera.
La gasolina a 3.11 Dlls por galón no les importo, Sanantonio Nuevo León los esperaba con las cajas abiertas!
Las fritangas que compraron en la gasolinera de la salida, menos y el horrendo café desabrido por la comercialización constante, ni en cuenta. Lo que importaba era salir de inmediato a la 57 rumbo al norte. Finalmente, como dijera Willy Nelson … “on the road again” cuando de pronto;

Chin, el reten!...saquen sus permisos niños!...pues donde lo dejaste?...no me digas que en la gasolinera!...te digo!, bueno si serás bruto!!!… bueno, tu diles que eres “americancirisun” a ver si te creen!..a ver, ándale, practica, practica!!... Ay!, no te sale!...que bárbaro!...pues no que exentaste ingles en El Cumbres muchacho!...has de haber pasado copiado en los examenes burrrrro!…bueno…hazte el dormido!..ándale! y ni respires!...... Gracias a Dios!!!!....el americano ni se dio cuanta de tanta gente que iba en el carro que parecíamos gitanos norteños!!....para que se te quite quédate ahí sin moverte hasta que lleguemos a “LaPrai”….!


“Crónica de una muerte anunciada” como dijera García Marquez

Al marido, padre, patriarca y próxima victima de la sociedad capitalista y de la competencia perfecta, se le hace agua la boca al ver desde su carro los tacos de “aca Trine” de “laprai” (se acuerdan de “chiquitita de la prai”?) pero si se le ocurre pararse, lo fusilarán a pedradas. Así que con lagrimas en el cuello sigue su camino hasta llegar a su destino, con el pleno conocimiento de que al llegar a uno de los “moles” lo sentaran con una bolsita de “esquites” para que disfrute del regio espectáculo….toooodo el día.

No murió, pero se encuentra agonizando hasta que le paguen su quincena.


Nos vemos……

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No me sorprende tu relato, porque hablas de una realidad; pero para los que no saben; te quedaste corto; porque es el pan nuestro de casi cada dia en McAllen y la Isla del Padre. Y si me apuras pocos casi son los dueños.
(Y la gente de Saltillo ((A.K.A. regios light, no se estan quedando muy atras).
A las pruebas me remito.
Saludos desde el Valle.
Chuy

Bambi dijo...

Ah! Yo una vez ví a "La Chupitos" en el North Star... tenía a su anciana madre y a su jovencisimo marido sentados en el Food Court y ella nomas iba a dejar bolsas y mas bolsas de compras. Me di cuenta que dicha "actriz" es adicta al buen zapato, puro Payless traía. Otra vez me encontre unos regios en un Ross que se les perdió el chamaco.. lo habian dejado en el Rivercenter Mall!!! JAJAJA De las cosas que se entera uno en los moles.